martes, 6 de julio de 2010

STOP AND SMELL THE ROSES

A lo largo de estas tres últimas semanas he intentado dar forma a un nuevo post. Lo sorprendente (o no tanto) del caso es que todos los intentos por elaborar algo medianamente aceptable han sido más bien pésimos. Así que pensé que si no era capaz de hacer algo digno, que alguien lo hiciera por mí. Y rápidamente pensé en Nemo Nadir, los motivos muchos, podría enumerar alguno de ellos, pero sólo basta con leer lo que está abajo para que me entendáis:

En 1969 debutaría una banda que sería una de las piedras angulares de lo que más tarde se llamaría punk rock. The Stooges, el grupo que albergaría a un jovencito Iggy Pop, lanzaban su primer álbum y abrían fuego con "1969", una canción sobre el año en que vivían y una oda a la indiferencia y el aburrimiento adolescente. Casi una década más tarde The Clash, la mejor banda de punk de la historia y, con permiso de The Sex Pistols, los que dieron definición al término, repetirían la jugada con la cara B de su primer single, "White Riot". El 1977 de The Clash, sin embargo, es una llamada a las armas y a la rebelión. "No Elvis, Beatles or The Rolling Stones in 1977", declaraban. El mismo año, The Stranglers sentenciaban "ya no hay héroes" en su canción "No More Heroes". El punk dejó atrás la apatía y aspiraba a barrer de un plumazo a todas las vacas sagradas del rock. Con el cambio de década el punk se había convertido en New Wave, la música disco que había presidido los 70´agonizaba y los sonidos del prog-rock y el AOR daban sus últimos coletazos. Pero aquellos chavales airados casi habían conseguido barrer la música que había preponderado hasta entonces.

Uno de los señalados, Ringo Starr, estaba en su peor momento. Sus últimos discos habían sido fracasos totales. Ya no volvían a ser motivo para organizar una reunión de amigotes, coger unas cuantas curdas, tocar juntos y componer ex-profeso. Ni siquiera sus antiguos compadres en The Beatles le habían echado una mano. Su alcoholismo era galopante y su último álbum, "Bad Boy", había supuesto, si se me permite el guiño, su nadir. Pero con los nuevos aires más propicios de la New Wave estaba dispuesto a volver a lo grande. Unas cuantas llamadas consiguieron que a principios de 1980 John Lennon, Paul McCartney y George Harrison se aprestaran a echarle una mano. No contento con esto consiguió que Ron Wood, el guitarrista de The Rolling Stones, y el siempre fiel Harry Nilsson, ambos borrachuzos reconocidos, se unieran a la fiesta. Entre los reconocidos músicos de estudio reclutados se encontraban el reconocido bajista Herbie Flowers (suyo es el famosísimo riff de bajo que se escucha en "Walk On The Wild Side" de Lou Reed) y el guitarrista y teclista Al Kooper, fundador de Blood, Sweat & Tears, participante definitivo en grabaciones de Bob Dylan como "Like A Rolling Stone", y que había grabado un álbum junto a Stephen Stills conocido como "Super Session".

Precisamente Stills fue uno de los primeros músicos que corrió a ayudar a Ringo en su nuevo proyecto, y ya en agosto se habría grabado su aportación. El texano venía fresco de haber participado en "CSN", uno de los mejores y más hermosos discos del trío Crosby, Stills & Nash. En Estados Unidos el punk aún no había golpeado con toda su virulencia y "CSN" había sido en el verano de 1977 un soplo de aire fresco entre tanta música crispada. Un perfecto ejemplo de folk-rock californiano exquisitamente armonizado. Pero el año siguiente Stills se la había pegado de lo lindo con "Thoroughfare Gap", un álbum con el paso cambiado en el que poco había para destacar a excepción de la canción que le da título. Stills ya venía renqueando durante los últimos años desde que se disolviera el supergrupo Manassas y su reunión con Neil Young para "Long May You Run" acabara como el rosario de la aurora. Sin embargo, su trabajo para el nuevo disco de Ringo volvía a entregarnos a un músico despierto e inspirado.

El ex-Beatle tenía que estar en éxtasis. Tenía a su lado a sus tres compañeros en The Beatles, y se rodeaba de alguno de los mejores amigos que le estaban entregando un buen puñado de las mejores canciones sobre las que podía trabajar en mucho tiempo. El disco se llamaba "Can´t Fight Lightning" y ya estaba casi completo. Entonces golpeó la tragedia. El 8 de diciembre un desperdicio humano abatía a tiros a John Lennon. Ringo queda en estado de shock. Tenía previsto grabar dos canciones con su amigo en pocos días y no se siente con fuerzas para hacerlo a solas. "Life Begins At 40" y "Nobody Told Me" se pueden escuchar en la caja The John Lennon Anthology y en "Milk And Honey", el disco póstumo de Lennon, respectivamente. George Harrison retira una de sus composiciones, "All Those Years Ago", que vería la luz en su siguiente disco en solitario, con la letra reescrita como un homenaje al Beatle caído y en la que participan los tres supervivientes. Tres fantásticas composiciones quedan fuera, y para colmo de males, la discográfica se niega a publicar "Can´t Fight Lightning".

Por fin en 1981, en una nueva casa, RCA se decide a lanzar lo que ahora se llama "Stop And Smell The Roses", y supone un disco muy divertido y la mejor obra de Ringo desde "Goodnight Vienna".


Harry Nilsson aporta la canción que da título al álbum y colabora en la nueva versión del viejo éxito de Ringo "Back Off Boogaloo". Paul se descuelga con un par de canciones de típico sabor mccartneyano, donde destaca la fabulosa "Attention". George le cede una de sus mejores composiciones de la época, "Wrack My Brain". Ronnie Wood no se queda atrás y participa con un rocoso número, "Dead Giveaway", que recuerda a los que produjo para su primer trabajo en solitario, "I´ve Got My Own Album To Do".

¿Y Stills? Don Esteban aterriza con un temazo que no podría estar compuesto por nadie más que Stephen Stills, "You´ve Got A Nice Way". Una canción que recoge lo mejor de su obra, cortada por el mismo patrón que "Love The One You´re With" y que retrotrae tanto a canciones como "Questions" de Buffalo Springfield, como a grandes momentos de Manassas.



Stills, por supuesto, produce el corte y se ocupa de su incendiaria e inconfundible guitarra solista, Mike Finnigan, colaborador usual en los trabajos en solitario de Stills y con Crosby, Stills & Nash, se encarga de un órgano achicharrante, y el resto de la banda se completa con los sospechosos habituales en sus obras por entonces, como el guitarra rítmica Michales Stergis, co-autor de la canción y que seguiría escribiendo junto a Stills en "Daylight Again". No está acreditado, pero ante un pelotón de fusilamiento yo juraría que es el mismísimo Stephen Stills el que aporta también en los coros. Tal vez está impresión se deba a su labor como productor, con un sonido limpio y funcional muy setentero, pero que repercute en que la canción no suene estancada en una época como pasaría con tantas canciones de los 80´s.

Esto no es todo, en las sesiones descartadas de "Can´t Fight Lightning" el mismo equipo resolvería un par de canciones más. "Wake Up" es una composición de Mr. Starr con producción de Stills. Un agradable tema popero guiado por el piano de Finnigan en donde Stills también se ocupa de la guitarra principal, pero en el que nada parece indicar su participación a excepción de un sentido solo pellizcado con sensibilidad y pulcritud.



Otra cuestión es la versión de "Red & Black Blues" de Lane Tietgen, colaborador de Manfred Mann´s Earth Band, en donde Stills se luce a las seis cuerdas.



El único pero que se le puede poner a "Stop And Smell The Roses" es que con tanto compositor, músico y productor, cada uno ocupándose de su trabajo, padece de un sonido disperso que le da el aire de un recopilatorio de diversos artistas en el que todos compartiesen el mismo cantante. El disco, una vez más, fue un fracaso de ventas y significó el canto del cisne para muchos de sus participantes en un buen periodo de tiempo. Ringo aceptaría la derrota publicando en 1983 el anodino "Old Wave", ya sin colaboradores de relumbrón, su triste respuesta a la New Wave imperante y reconocimiento implícito de que su tiempo había pasado. Crosby, Stills & Nash habían sacado el año anterior "Daylight Again", que sin ser malo, no estaría a la altura de sus anteriores trabajos. Y Stills no volvería a ver reverdecer las glorias del pasado, entregando con "Right By You" en 1984 su peor obra hasta la fecha. Un triste epitafio para lo que fue un momento dulce en la carrera de todos los intervinientes, y sin duda una tremenda juerga que ahora pueden todos ustedes revivir cada vez que dejen caer la aguja sobre sus surcos. Eso siempre quedará.

P.D: Gracias a Nemo por tantas cosas relacionadas con este magnífico post y al otro Fab Four por otras tantas.

8 comentarios:

David dijo...

Y tan magnífico.
Como los dos sabéis no he escuchado este disco todavía (si termino aquello con lo que estoy "faenando", mi primer sueldo para terminar la discografía de los fab por separado (básicamente la de Ringo y algunos experimentales de John que me temo no escucharé).
Me gusta más Wake up que You've got a nice way... Y no creo que influya el hecho de que en el segundo vídeo sale más la espía que amamos.
Un estupendo post (más que estupendo).

PD: Johnphillips... Espero que des tu comentario sobre el disco... que después de mover Roma con Santiago es bonito, pero "sospechoso" (ja,ja) encargar el trabajo a otro.

Un saludo a los dos.

TSI-NA-PAH dijo...

Ringo siempre me cayo muy bien y su mujer aun mejor.Sus discos tienen los alicientes de casi siempre tener un verdadero elenco de invitados ilustres.
Un abrazo

vikingo dijo...

Mira que tuve esta cinta de cassette y la escuche hasta la saciedad, me gustaba mucho, sobre todo las canciones de George y Paul, porque por entonces yo le asociaba mas a ellos, a los Beatles. La cancion de George "Wrack My Brain" era mi preferida y me gustaba mucho la de Paul "Attention". Las demas tambien pero como digo le prestaba mas atencion a las colaboraciones de los demas beatles. Aun asi es uno de los discos de Ringo que mas hube escuchado, hasta que un buen dia llego mi hijo y me jodio la cinta, creo que tengo todavia la caratula por ahi.
Digo lo que Tsi-Na, a mi cada disco que ha sacado Ringo, no es que me haya llenado, pero me gusta escucharlo de vez en cuando, tengo un vinilo suyo que tal vez algun dia posteare, si me dejan. Pero creo que esto va de Stephen Stills, no?. Por supuesto la de Stills suena muy bien, aunque un poco inocente en la voz de Ringo.
Gracias por recordarlo y ¡enhorabuena! al gran articulo escrito sobre este disco porque describe muy bien lo que este disco fue.

Paco dijo...

Como curiosidad hay que señalar que en la 1ª edición americana la portada olía a rosas.Musicalmente siempre está condicionado por esas enormes colaboraciones.De Ringo no se puede esperar otra cosa.Es verdad que parece una recopilación, pero una muy buena.Desde mi retiro playero, un abrazo.

antonilópez dijo...

Hola john, como es habitual en ti, te has lucido con este post tan completo sobre el disco de Ringo. Voy a buscarlo y lo escucharé, ya sabes que me interesa todo lo relacionado con los chicos de Liverpool. Estupendo trabajo. Un saludo.

johnphillips1981 dijo...

DAVID la verdad que el post que se ha marcado Nemo es sencillamente sublime. Es un CRACK.

Con respecto al disco decirte que es sin duda de lo mejorcito que he escuchado del batería y no porque aparezca Stephen Stills. Desde el "Goodnight Vienna" el mejor sin ninguna duda.

Por increíble que parezca no se si podrás acabar tu colección de Starr con tu primer sueldo ya que muchos discos están sorprendentemente descatalogados en cd, o cuestan un pastón.


TSI conoces a alguien que le caiga mal Richard Starkey?

VIKINGO no me asustes con lo del niño que tengo uno de cinco meses y ya estoy temiendo lo que puede llegar a hacer con la colección de discos.
Creo sinceramente que Starr tiene algunos trabajos francamente buenos, este es un buen ejemplo.
Y no te preocupes, en este blog no se habla sólo de Stephen Stills.
Gracias por pasarte.

PACO sabía lo de la primera edición, sin duda esa magia del vinilo se ha perdido.

ANTONI seguro que no te arrepientes.

Un abrazo a todos y GRACIAS.

David dijo...

Lo del precio de los discos de Ringo y la ausencia de algunos del catálogo ya lo sabía (es como cuando mi mujer va de tiendas "a mirar" porque sabe que no puede comprar).
Me alegra saber que te ha gustado y tu valoración.
Un abrazo.

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Muy buen trabajo Nemo, y gracias JohnPhillips por incluirlo.
La verdad es que Ringo no podía quejarse, tanta estrella regalándole canciones, es como el día de reyes perfecto.